'De los sólidos platónicos a la fabricación de Slime', Álvaro Gil

Artista: Álvaro Gil
Fechas: 26 de Noviembre a 23 de Enero 2021

Ver PDFRecorrido 3D

DE LOS SÓLIDOS PLATÓNICOS A LA FABRICACIÓN DE SLIME

 

Rellenar huecos en un espacio creo que nos reconforta de algún modo, puede ser los huecos semanales de una agenda bien estructura la cual nos hace aprender a desmenuzar el tiempo futuro y así planificarlo. Llenar tu despensa domestica de alimentos y sentir que resistirás un tiempo. O girar una llave en su cerraja y dejarla dentro para así dormir mejor…

Ser artista del relleno es jugar con el espacio-tiempo.

Rellenar implica un contenedor de una métrica concreta. Si no se calcula con exactitud la medida de ambos volúmenes (contenedor y continente) el relleno puede desbordarse y entrar en otro espacio contenedor. Este desbordamiento o derrame material vuelve a querer llenar, aunque su raíz y origen sea de otra naturaleza y forma. La adaptación siempre implica evolución y cambio haciendo del verbo llenar algo tremendamente positivo y natural.

Trabajar en mi taller con procesos desbordantes hace que deje de controlar los espacios y sus métricas, y que las cosas se retoquen desde nuevas lógicas que no domino, las cuales se ajustan y expanden siguiendo sus propias naturalezas. Esta especie de descontrol intencionado crea nuevas formas adaptativas de matriz liquida y que el tiempo, la química y el aire las hace detenerse, solidificarse y mantenerse en un lugar nuevo. Un parón formal que habla de un tiempo y un movimiento anterior. El arrastre que avanza de espaldas sobre un relieve ya pasado que remarca.

En mi proceso creativo establezco diferentes espacios de acción:

Comienzo buscando formulas de ahorrar tiempo y descomponer matemáticamente formas, ideas o sensaciones de origen natural, mental y blando, para así desde un control técnico muy medido transformar materiales desde lo plano que construyan esos pensamientos o cosas.

En mitad del proceso añado formulas aprendidas y pasadas que solo actúan en la piel y me reconfortan desde mi ser pictórico y suelen vincularse a cuestiones simbólicas extrañas y frikis.

Después con esas cosas construidas y pintarrajeadas paso a negar los caminos pautados y ya andados y necesito entrar en la exploración para despeinar de algún modo ese origen medido, esa raya en el pelo tan bien hecha. Para ello añado a las piezas procesos que impliquen movimiento y desbordamiento, de este modo consigo invadir mis propias ideas y llenar esas cosas o piezas de algo que no controlo y que creo que tienen que ver más que en esa tercera persona desconocida, que completa y que rellena de significado.

 

De los sólidos platónicos a la fabricación de slime, va de todo esto que acabo de hablar; de un arranque sólido, de un mantenerse con lo aprendido y de un finalizar desconocido, viscoso y móvil, pero al mismo duro y parado.

 

Álvaro Gil (Corella, 1986) es licenciado en Bellas Artes y Doctorado por la Universidad del País Vasco. Desde 2008 ha realizado diversas exposiciones individuales en galerías como Satélite de Querétaro, México, Louis 21 de Palma de Mallorca o Raquel Ponce de Madrid, así como en instituciones como el Museo Guggenheim y la Sala Rekalde de Bilbao o el Centro Huarte en Navarra. Cabe destacar sus intervenciones artísticas en el Mercado de la Ribera de Bilbao y en la playa Trengandín de Noja. Su obra ha podido verse en ferias de arte internacionales como ARCO, Madrid, Material en México DF o Cross Roads en Londres. Ha recibido diferentes becas y ayudas de creación artística como la Ayuda de Artes Plásticas y Visuales de Navarra y la Beca de Creación de la Diputación Foral de Bizkaia.