'La memoria del Agua', Genesis Báez, Raúl Díaz Reyes, Frances Gallardo, Evelyn Rydz, Lina Puerta

Artistas: Génesis Báez, Raúl Díaz Reyes, Frances Gallardo, Evelyn Rydz, Lina Puerta
Fechas: 08 de Mayo a 15 de Julio 2021

Catálogo digitalRecorrido 3D

LA MEMORIA DEL AGUA

 

Comisario: Susanna V. Temkin

Artistas: Genesis Báez, Raúl Díaz Reyes, Frances Gallardo, Evelyn Rydz, Lina Puerta

 

La memoria del agua es una exposición colectiva que presenta a cinco artistas cuyas prácticas exploran las huellas acuosas en la historia, la imaginación y el mundo físico. La muestra toma su título de la teoría de 1988 del inmunólogo francés Jacques Benveniste sobre la capacidad del agua para retener la «memoria» a nivel molecular. Aunque controvertida dentro de la comunidad científica, la propuesta de Benveniste reavivó el interés en las posibilidades metafísicas del agua, particularmente en lo relacionado con la curación y el recuerdo. [1] Esta atención renovada refleja antiguas tradiciones y creencias transculturales sobre el agua y sus propiedades, incluidos los orígenes de la memoria en la sociedad occidental en relación con el río mitológico Mnemosyne del inframundo griego. [2] En La memoria del agua, la segunda de las exposiciones de Galería Ponce + Robles dedicada a los cuatro elementos, los artistas Genesis Báez, Raúl Díaz Reyes, Frances Gallardo, Lina Puerta y Evelyn Rydz presentan obras que visibilizan las experiencias sensoriales y perceptivas del agua y de los fenómenos acuosos y su impacto en las narrativas colectivas y personales. Haciendo eco de la capacidad de cambio de forma del agua para moverse entre las formas de sólido, líquido y gas, sus obras de arte muestran una variedad de medios que incluyen escultura, textiles, fotografía, grabado y video.

 

Muy interesada en los patrones meteorológicos, Frances Gallardo explora la naturaleza de los huracanes, poderosos sistemas de agua y viento con los que está íntimamente familiarizada al haberse criado en Puerto Rico. En Carmella, Gallardo toma prestada la costumbre de nombrar tormentas tropicales, una práctica que surgió por primera vez en la década de 1950 y que hoy está supervisada por la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Según la OMM, este sistema se diseñó originalmente para «ayudar en la identificación rápida de tormentas … porque se presume que los nombres son mucho más fáciles de recordar que los números y los términos técnicos».[3] Además de servir como ayuda para la memoria, esta práctica humaniza adicionalmente estos sistemas potencialmente destructivos, aunque naturales. De hecho, formando parte de un cuerpo más grande de collages en papel recortado que llevan el nombre de la familia y los amigos del artista, Carmella de Gallardo convierte las abstracciones arremolinadas de las imágenes de satélite en retratos individuales.

 

De manera similar, Gallardo toma prestados conceptos de los mapas científicos en las dos obras en forma circular de su serie, The Unnamed. Como lo sugieren sus títulos, estas piezas de base textil se apartan de obras como Carmella en el sentido de que representan tormentas a las que nunca se les asignó un nombre formal, a pesar de alcanzar el estatus de huracán. Gallardo honra estos eventos climáticos aparentemente olvidados al conmemorar sus «vidas» a través de líneas bordadas que trazan el camino de los huracanes en una región geográfica determinada. Sus trayectorias están cosidas en algodón azul y seda reflectante, materiales que hacen referencia al mar. En estas líneas que a veces se cruzan antes de desviarse en varias direcciones curvas, sus diseños abstractos codifican un palimpsesto de archivo de historias de huracanes.

 

Mientras Gallardo explora los sistemas de nominación, la instalación de Raúl Díaz Reyes, Splash! ¡Splosh! ¡Ba-wooosh! considera cómo el agua y la experiencia de lo líquido dan forma al lenguaje. El trabajo se centra en un vocabulario acuático identificado por el artista en diálogo con el aclamado dibujante Mogorrón, quien ha creado trabajos para los cómics de Marvel y DC. Observando cómo las cualidades sensoriales del agua están aparentemente incrustadas dentro de los sonidos onomatopéyicos de palabras como Bwas! GluGlu! aparte de los del título, Díaz Reyes se extiende a lo visual a través del desarrollo de signos gráficos. Tallados en madera, estos divertidos inventos invocan representaciones tanto simbólicas como pictóricas de goteos, gotas, salpicaduras y otros comportamientos líquidos. Al combinar sonidos, imágenes y otras cualidades perceptivas, recurren a las reservas de la memoria para proponer un enfoque sinestésico de la materialidad del agua.

 

Mientras que la instalación de Díaz Reyes invita a los espectadores a recordar sonidos imaginados, la escultura Island of Langerhans de Lina Puerta, presentada en la entreplanta de la galería Ponce + Robles, emite un goteo pacífico. Siendo un ejemplo de la serie Fountains de la artista, la pieza presenta agua corriente que se bombea a través de un entorno natural fantasioso y falso creado a partir de materiales encontrados, plantas artificiales y porcelanas hechas a mano dentro de una maleta “vintage”. “Island of Langerhans” deriva su título de un grupo de células dentro del páncreas que son responsables de la producción de insulina. De manera reveladora, en su tratado sobre el agua, el filósofo Gaston Bachelard hace referencia a los elementos como «hormonas de la imaginación», y cita al agua como la «realidad poética más completa».[4]

 

Estos procesos internos, así como la concepción del cuerpo como un paisaje acuático, son compartidos en la otra obra escultórica de Puerta expuesta: Cliff. Las formas anatómicas y botánicas híbridas de Island of Langerhans y Cliff hacen referencia a la creencia de Puerta en la interconexión del cuerpo con la naturaleza, así como en los sistemas necesarios para mantener ambos funcionando en equilibrio. Estos principios guían gran parte de su práctica, incluida su serie más reciente de tapices de técnica mixta que exploran los ciclos ambientales y agrícolas. Así, con su superficie azul reluciente, su Untitled (Turquoise), compuesto por un conjunto de telas, encajes, terciopelo, lentejuelas y alas de mariposa, recuerda el papel esencial del agua en el ciclo de vida, responsable tanto de sustentar la vida como de su eventual podredumbre y regeneración. Significativamente, este equilibrio entre las propiedades creativas y destructivas del agua está involucrado en la elaboración misma de esta serie, que requiere un método húmedo que le permita a Puerta dar forma y manipular la pulpa de papel para construir sus superficies con texturas. Como en una excavación arqueológica, las capas expuestas descubren secciones transversales de materiales y procesos incrustados dentro del trabajo.

 

La artista multidisciplinar, Evelyn Rydz, utiliza de manera similar el agua como parte de su práctica artística, recurriendo a los ríos y océanos como fuente pictórica y material físico. Creada recientemente para The Memory of Water, su obra Open Oceans Together/Apart a gran escala se compone de fotografías ensambladas para simular el flujo de agua a través del piso de la galería. Recortada de diversas formas, cada fotografía refleja la superficie de cuerpos de agua de todo el continente americano, desde ríos y afluentes en el área de Boston donde Rydz vive y trabaja, hasta el Mar Caribe, la región de donde proviene su familia. Dichas fuentes no solo hacen referencia a la biografía personal del artista, sino que también hablan de historias más amplias de inmigración, comercio e industria, así como de las particularidades del clima. En conjunto, estas imágenes forman un nuevo cuerpo de agua que habla de conexiones globales; sin embargo, como sugiere el título de la obra, cada uno mantiene su naturaleza individual. Estas tensiones internas están ilustradas por las olas y corrientes que se disponen de modo que se mueven en diferentes direcciones unas de otras, dotando a la pieza de una sensación de tenso dinamismo.

 

Efectos similares son también evidentes en la obra de Rydz Aguas Dulces / Aguas Saladas, collages de menor tamaño colgados en la pared. Al igual que Open Oceans, estos trabajos también combinan varias imágenes fotográficas de superficies marinas y acuarelas. Esta suma hace referencia al proceso más amplio del trabajo de Rydz con diferentes medios artísticos, en el que traduce fotografías a acuarelas y dibujos minuciosamente creados. En Aguas Dulces / Aguas Saladas, los dos medios se combinan y se superponen para producir un efecto sombrío. Rydz embellece estas superficies mediante la adición de agua salada, que se disuelve en patrones orgánicos y cristalinos. Como manchas literales, aluden además a las historias y traumas incrustados en el agua.

 

La fotógrafa Genesis Báez expresa un interés formal por el agua en sus formas mutables, capturando el elemento en algunos de sus estados más efímeros, como la niebla, el aliento, las nubes y el rocío. Como artista de la diáspora que se mueve entre el noreste de los Estados Unidos y Puerto Rico, es testigo de grandes oscilaciones en los cambios de temperatura y sus efectos sobre el agua, que a veces refleja un sustituto metafórico de la propia fluidez del artista entre lugares y culturas. Éste es el caso de una imagen como Condensation (San Juan Airport), en la que la luz del amanecer se refracta de un anillo de condensación formado en la ventana de un aeropuerto, enfatizando los límites literales y fronterizos entre adentro y afuera, líquido y gas, noche y día, aquí y allá. Aunque las fotografías de Báez aparentemente fijan momentos tan fugaces en la imagen, la artista sigue siendo consciente de la impermanencia tanto del medio de la fotografía como del agua misma. De hecho, éste es el tema de la obra Held Together, tomada en un jardín en el Bronx, Nueva York, en la que los efectos de la humedad hablan de los estragos del tiempo en fotografías y papeles cuidadosamente pegados con cinta adhesiva y colgados en una ventana.

 

 

Los conceptos de memoria, preservación y nostalgia se exploran aún más en el cortometraje de Báez, Holding Water el cual, a pesar de su título, no muestra agua en absoluto. En cambio, el trabajo se centra en dos fragmentos de hormigón de un edificio, pintados en un tono cerúleo. Aunque no se identifican en el video, estos fragmentos arquitectónicos son de la colección de «Objetos de agua» de Báez, que consiste en piezas de vidrio, cuerdas, rocas y otros objetos encontrados que guarda en su estudio. Pasados ​​en la película entre las manos de viejos y jóvenes, los fragmentos, como la magdalena de Proust, traen recuerdos a medida que son tocados y acariciados. A medida que las voces cuentan historias personales, los fragmentos azules parecen convertirse en agua. Tal y como se presenta a lo largo de las obras de The memory of water, esta capacidad transformadora refleja el poder del agua para retener historias, dejar huellas físicas y emocionales, curar traumas y resonar en la mente, el corazón y los oídos.

 

[1] Philip Ball. “The Memory of Water.” Nature. Octubre 8, 2004.  https://www.nature.com/news/2004/041004/full/news041004-19.html (acceso March 2021).

[2] Almas seleccionadas bebieron de las aguas de Mnemosyne para preservar la memoria de la vida, de la que se deriva la palabra «mnemotécnica». Quizás las almas menos afortunadas bebieron del río Leteo, olvidando así su existencia moral.

 

[3] “Tropical Cyclone Naming.” World Meteorological Organization. https://public.wmo.int/en/our-mandate/focus-areas/natural-hazards-and-disaster-risk-reduction/tropical-cyclones/Naming (accessed March 2021).

[4] Gaston Bachelard. Water and Dreams: An Essay on the Imagination of Matter. Trans. Edith R. Farrell (Dallas: Institute of Humanities and Culture, 1999), p. 15.